¿Es viable el sistema de pensiones en España?

229
Plan-de-pensiones-y-jubilación

Parece que tras el plan europeo de recuperación para la crisis del Covid 19 ha vuelto a ocupar portadas y cobrar importancia el controvertido tema de la viabilidad de las pensiones. Parece que tras estas transferencias de 77.000 millones, se esconden una serie de condiciones para acceder a este dinero. Una de estas condiciones es la de solucionar el supuesto problema estructural de nuestras pensiones. Lo que nos lleva a hacernos la siguiente pregunta:

¿Son las pensiones españolas viables y garantizarán nuestro poder adquisitivo en los años venideros?

Bien, para responder a esta pregunta lo primero que hay que saber es cómo funciona el sistema de pensiones en España. Básicamente existen tres tipos de modelos de sistemas de pensiones en el mundo:

  • Sistema de reparto
  • Sistema de capitalización
  • Sistema mixto (una mezcla de ambos)

Para el cálculo y la supuesta garantía del cobro de nuestra pensión, en España, se utiliza el modelo de reparto.

 

¿En qué se basa el modelo de reparto de las pensiones?

El modelo de reparto de las pensiones es un modelo Bismarckiano que Franco establece en España allá por el año 1964. Como vemos, ante la rápida evolución de los tiempos, nos encontramos frente a un modelo antediluviano. Bien es cierto que, que sea antiguo no es condición suficiente para desecharlo si se demostrara viable hoy en día. El problema es que adolece de ciertos factores que demuestran su inviabilidad prácticamente desde el momento de su concepción.

El sistema de reparto se basa en que los trabajadores en activo destinan obligatoriamente una parte de su salario base – en forma de cuotas a la seguridad social – a sufragar las pensiones actuales de aquellas personas en edad de jubilación. Esto se denomina Pay as you go System, es decir, todas las cotizaciones (36% -40% de media) se consumen totalmente en las pensiones actuales. Mediante esta obligación, como vemos, los trabajadores activos no están creando un fondo seguro del cual ellos cobrarán la pensión, sino que generan un derecho futuro al cobro de su pensión, que será a su vez detraída del salario base de los empleados activos en ese momento.

Como vemos este sistema no solo nos hace dependientes del estado – ya que merma en gran medida nuestra capacidad de ahorro y libertad de asignación del capital – sino que no nos asegura para nada que nuestra pensión futura sea proporcional a las cuotas aportadas. Es seguro que las pensiones no conservarán su poder adquisitivo ya que el sistema está basado en una gran mentira que los políticos tratan de mantener por la masa crítica de votantes que suponen los pensionistas, pero sin ningún criterio ético ni técnico.

 

Problemas técnicos y éticos del sistema de pensiones en España

 

Problemas técnicos del sistema de reparto de las pensiones en España.

Ahorro. En aquellos países en los cuales existe un sistema de reparto en las pensiones se es menos consciente de la necesidad de ahorrar para el futuro y con ello, la gente está menos preparada para aquellos años en los que sus ingresos indefectiblemente caen. De esta manera la gente se centra en el consumo pensando que el día de mañana su pensión estará asegurada, pero, como hemos visto, asegurado no existe nada.

tasa de ahorro familias porcentaje ingreso

Fuente: www.bbvaresearch.com

 

Sistema piramidal. En economía se conoce como estafa piramidal a un esquema de negocios donde los participantes tienen que buscar nuevos clientes con el objetivo de que éstos nuevos aporten un beneficio a los previos. Por definición, un esquema piramidal solo puede mantenerse mientras existan nuevos participantes en cantidad suficiente. Como podemos observar el sistema de reparto y los sistemas piramidales son muy parecidos, con la salvedad que el Estado puede cambiar las reglas del juego en cualquier momento en perjuicio de cualquiera del grupo de actores o de ambos por medio de la imposición coactiva.

Envejecimiento paulatino de la población. A pesar de que el estado trate de mantener el engaño de las pensiones, el envejecimiento paulatino de la población que se consigue mediante los avances de la medicina y el aumento de las condiciones de calidad de vida imposibilita la sostenibilidad del poder adquisitivo de las pensiones.

Por el lado de la natalidad nos encontramos con otro problema igualmente. Allá por el año 1977 había anualmente más de 650.000 nacimientos. En el año 2016 esa cifra fue solo de 408.384.

En el año 64 (año en que se crea el sistema de reparto de pensiones en España) había 6 personas activas por cada persona jubilada, en este momento hay, de media, 2 personas activas por cada persona jubilada y las proyecciones nos dicen que el problema tiende a agravarse. Nos mienten reiteradas veces desde el gobierno de turno diciéndonos que nos nos preocupemos cuando perfectamente saben que sí deberíamos preocuparnos y que deberíamos buscar alternativas para solucionar este problema.

Pirámide demográfica España 2016

piramide poblacional españa 2016

Proyección pirámide demográfica 2030

proyección piramide poblacional españa 2030

Azul: Hombres;  Rojo: Mujeres

Problemas éticos del sistema de pensiones en España

Cargo a los sucesores. Como vemos es un sistema que obliga a las generaciones venideras a cargar con un sistema de pensiones que, desde su creación, planteaba problemas insolubles. A estos sucesores nadie le ha pedido su consentimiento para continuar con este sistema y sin embargo, se ven obligados a contribuir a él sabiendo o sin saber que su poder adquisitivo futuro se verá gravemente afectado.

Encorsetado. No puedo decidir capitalizar mi pensión o utilizar aquellos ahorros gestionados por el estado para invertir en otro tipo de bienes que me interesen más que aquellos que el estado me dicta. El Estado es el único gestor de estos fondos y ellos deciden todas las reglas de la jubilación de cada persona y modifican estas reglas a su antojo como ya hemos podido ver por las reformas que ya se han llevado a cabo anteriormente. Para ilustrarlo con un ejemplo, sería como si entre dos empresas privadas existiera un contrato de cualquier naturaleza que una de ellas puediera cambiar a su voluntad y en perjuicio de la otra que debe asumir lo que la otra le dictamine . Como vemos esto sería imposible en el ámbito privado, sin embargo, en el sector público es algo muy común.

El sistema de ahorro individual es el único capaz de solucionar estos y otros problemas como solucionar la edad de jubilación (elegirla libremente), el importe de las cuotas mensuales de la jubilación o a qué dedica dichos importes cada persona. Es cierto que puede, en determinados casos, ser algo arriesgado, pero siempre será más seguro que un sistema que por sus características ha quebrado en numerosas ocasiones y como hemos visto no puede garantizarnos, en absoluto, bajo las circunstancias presentes, nuestro poder adquisitivo futuro.

 

¿Cómo se puede solucionar el problema?

Como dice el profesor Jesús Huerta de Soto, solo existe una posible solución: Terminar con el sistema de reparto. En sus propias palabras “devolver la responsabilidad de las pensiones a los ciudadanos de a pie”. Como él plantea, el problema, al ser un sistema intergeneracional, es que tiene que haber una generación que tenga que pagar dos veces, se le debería preguntar a estos afectados si quieren destinar una parte de su renta a cubrir las necesidades de los jubilados actuales y conservar otra parte que poder ahorrar o invertir para el futuro. No es la primera vez que se hace porque, según el mismo profesor nos dice, es un modelo que adoptó Reino Unido allá por el año 1970. No es el único ejemplo ya que también hay varios países que han decidido adoptar un sistema mixto o un sistema de capitalización total. Entre otros: Chile, Bolivia, El Salvador, México, Nicaragua o República Dominicana.

Fuentes:

https://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/PublicacionesSeriadas/DocumentosOcasionales/17/Fich/do1701.pdf

http://www.seg-social.es/wps/portal/wss/internet/Inicio

https://www.bbvaresearch.com/wp-content/uploads/2019/04/observatorio_pesniones_maqu-1.pdf

Clases sobre seguridad social de Jesús Huerta de Soto.