Verdades y mentiras de la brecha salarial por cuestión de sexo

177
Igualdad Salarial

¿Qué nos cuentan que es la brecha salarial?

Lo que el sistema está contándonos, o nos da a entender, acerca de la brecha salarial es que es una discriminación por razón de sexo, en términos económicos, al desempeñar un mismo empleo. Es decir, por desempeñar la misma tarea, en igualdad de condiciones, las mujeres cobran menos que los hombres. Pero ¿Es esto cierto?

¿Qué es exactamente la brecha salarial?

La brecha salarial consiste en una métrica entre el promedio de sueldo de los hombres y el promedio de sueldo entres las mujeres. ¿Existe brecha salarial entonces? Sí, claro que existe. ¿Es fruto de una sociedad machista que infravalora a las mujeres? Honestamente, creo que no es así. No podemos quedarnos con las taladrantes frases que nos disparan desde los medios y debemos hacernos más preguntas sobre la veracidad de ciertas informaciones.  Habiendo aceptado la afirmación que existe brecha salarial, pero enfatizando en que no es tal y como nos la venden, vayamos de lo general a lo particular para ver si podemos sacar alguna conclusión al respecto.

¿Es la brecha salarial entre sexos la única brecha salarial que existe? No. Al ser una métrica que, como hemos dicho, mide promedios de salario, también existe una brecha salarial geográfica, una brecha salarial por razón de edad y un largo etcétera. Siempre existirán brechas salariales, pero en lo que debemos centrarnos es en los motivos por las que se producen. En el caso de la brecha salarial entre mujeres y hombres hay algunas razones de peso que parecen lógicas para que pueda darse al día de hoy:

  1. Los hombres, históricamente, llevan más tiempo incorporados al mercado de trabajo que las mujeres, por ello, los que siguen en activo, tienen pluses por antigüedad y puestos de responsabilidad más altos. Como digo, estos puestos no derivan de una mejor preparación ni valía discriminatoria si no a los conocimientos de tareas de una empresa específica dados por el tiempo y reconocidos por ésta.
  2. La maternidad, en ocasiones, interrumpe las carreras laborales de las mujeres ya que pueden dejar trabajos en excedencia o reducir su jornada laboral para disfrutar de la experiencia de ser madre.
  3. A pesar de que las mujeres son mayoría en las universidades españolas (53%) eligen carreras más relacionadas con las ciencias sociales, que están peor remuneradas.

Como se ha podido observar, simplemente enumero datos contrastables, no entro en los motivos que los producen, ni en si éstos son buenos o malos ya que intento ser lo menos subjetivo posible. Este simplemente es un artículo para desmentir el concepto de la brecha salarial por razón de sexo tal y como nos lo venden.

¿Existe brecha salarial entonces? Sí. ¿Es como nos dicen que es? Rotundamente no. ¿Las mujeres que desempeñan un puesto exactamente igual y en las mismas condiciones que un hombre cobran lo mismo? Claro. De otra forma, ¿Sería ilegal?  Ahí están los convenios colectivos. ¿Puede haber algún caso en el que eso no se dé? Por su puesto, pero como digo, sería ilegal.

Por lo tanto me atrevo a concluir en que la afirmación general por parte de los medios, o del feminismo radical, de que las mujeres españolas, por el mero hecho de serlo, se enfrentan a una brecha salarial sistémica, es completamente falsa.

Igualdad de oportunidades, SÍ. Igualdad de resultados, NO.